NFL, pre-week 4: y, por supuesto, Favre

Favre juega contra los Packers.

¿Por qué? ¿por qué...?

¿Por qué? ¿por qué...?

Y no hay más que decir: must watch.

3 octubre 2009. NFL. Deja un comentario.

NFL, pre-week 4: el mejor ataque y la mejor defensa

Los Jets y los Saints son las dos sorpresas agradables del año. Uno de los dos seguirá invicto el domingo por la noche.

Sánchez y Brees

Sánchez y Brees

Rex Ryan le ha dado algún que otro dolor de cabeza a Drew Brees como coordinador defensivo. Ahora tiene todo el poder y, en frente, estará el ataque mejor engrasado de la liga, con un QB intratable en una protección casi perfecta, armas ofensivas esparcidas por todo el campo. Su ventaja, como siempre, es la imprevisibilidad;  los de Payton aún no se han enfrentado a un esquema tan flexible y diabólico. No es casualidad que los problemas contra los Jets siempre partan de malas lecturas del juego: cuando crees que te mandan un CB en permanente amenaza, aparece un LB de la nada y BOOM, suelo. Es un espectáculo digno de verse esta defensa, con un Bart Scott que merece cada centavo de su gran contrato y un Darrelle Davis en total plenitud y convertido en el auténtico shutdown corner.

Pero el partido tiene vuelta y, en ambos casos, rayando muy por encima de lo esperado. El ataque que comanda Mark Sánchez es notable y la defensa de los Saints muy segura tras el añadido de Jabari Greer y la recuperación del enorme nivel de Will Smith, un cuerpo de LBs que mete miedo.

Es por ello que este partido no es tan fácil de reducir, ni de definir por donde puede reventar. Buffalo contuvo durante buena parte el ataque aéreo de los Saints, y les quemaron por tierra.  Los Jets le metieron 24 puntos a la ¿aún? temible defensa de los Titans.

Va  a ser la monda.

3 octubre 2009. NFL. 1 comentario.

NFL, pre-week 4: mal momento para despertar

Los Patriots recuperan el pulso, pero reciben a los Ravens.

Vigilando a Brady toda la tarde

Vigilando a Brady toda la tarde

Aún no sabemos si New England volverá a ser New England, pero el trabajo de la defensa sobre los Falcons es una enorme pista de que los cimientos siguen ahí, mientras que la labor de Fred Taylor sólo puede ser calificada como de luz al final del tunel de Maroney. Y, por si alguien aún no se ha fijado, lo que está a la espera es nada menos que la confianza de Brady, la conexión con Galloway, la recuperación de Welker y el aprovechamiento de Moss, ¿es ese el punto más dudoso de este equipo? Pues, señores, vayan cambiandose de pantalones porque eso no puede durar mucho.

Lo que sucede es que es un mal momento para recuperar la confianza ya que se enfrentan al equipo más completo de lo que va competición. La siempre dominante defensa de Baltimore no ha dado ni un sólo paso atrás mientras que el ataque ha sufrido un espectacular revolcón: Flacco ya no se encarga de no perder partidos, se encarga de demolerlos.

La OL de los Patriots estuvo enorme frente a los Falcons, y eso me da que pensar. Creo que Baltimore ha de ser realmente insistente para batirla y tratar de ganar a la antigua, tumbando a Brady cada poco tiempo, porque cada minuto que este hombre pasa en el campo con tiempo para lanzar, es un minuto menos para la recuperación de las sensaciones.

El partido bien podría ser una final de la AFC y bien podría servir para aumentar las dudas acerca de El Imperio del Mal, las dudas internas incluso, y sumirles en una temporada azarosa… pero como ganen, la velocidad de crucero estará mas cerca, y que suenen las campanas del apocalypse. Creo que muchos, muchos equipos de la AFC estarán esperando a que Baltimore siga manteniendo a la bestia domada.

3 octubre 2009. NFL. Deja un comentario.

NCAA, pre-week 5: esto solía molar

¡Vaya! ¡¡Un Georgia-LSU!!

Classic

Classic

Pero, bah, es que no motiva. NADIE, voy a repetir, NADIE se cree que los Tigers sean el #4 de la nación. Y han jugado por debajo de cualquier nivel medianamente aceptable todo el año. Mientras que Georgia… mierda ¿que ha hecho Georgia? ¿Ha empezado su temporada? Yo me acuerdo de que perdieron con Oklahoma State en el inicio y hasta hoy.

Pero, mira tú, resulta que han conseguido victorias si no convincentes, si que respetables, como son las de South Carolina, Arkansas y Arizona State. No me preguntéis cómo porque no tengo ni la más remota idea. Lo que si es verdad es que están atacando bien, con regularidad, y con eso me vale: se van a cargar a los Tigers.

La conclusión, no obstante, que hay que sacar de este partido es que la SEC empieza a calentarse: yu-hu.

En otras noticias de “esto solía molar” y “eh, oye, ¡hay que ver este partido que es la SEC!” tenemos el Auburn-Tennessee. Que levante la mano el que pensaba que Auburn iba a ser un festival ofensivo (aplausos para el bueno de Gus Malzahn, un puñetero genio ofensivo)

2 octubre 2009. NCAA. Deja un comentario.

NCAA, pre-week 5: ¿el fin de la farsa?

Si Washington gana a Notre Dame, definitivamente.

A suceder a Forcier

A suceder a Forcier

Hay claras sospechas de que el magnífico partido que nos dieron Michigan y Notre Dame, y que nos hizo pensar a muchos que ambos programas habían recuperado mucho pulso, sólo se trató de fuegos artificiales entre dos mediocres que tampoco es que vayan mucho más allá de lo que lo fueron el año pasado.

Hombre, Michigan ya ha ido más allá al ganar la friolera de cuatro partidos (¡wow!) pero es que más acá era imposible. Pero las señales que ambos han emitido, desde entonces, han sido decepcionantes.

Y, en esto, que llegan los Huskies a jugar contra los católicos y, oh, estos son los mismos que casi desenmascaran a LSU y que se encargaron del rito anual de humillación inopinada a USC. Pues ya me parece a mí que es un partido complicado para Notre Dame.

En un principio hablo, claro, sólo de sensaciones, de coincidencias. Pero, analizado más a fondo, hemos visto a esa defensa de los Fighting Irish irse a pique ante un QB móvil y con tendencia a pasar en carrera, y en frente tendrán a Locker que es un maestro en lo mismo. Y hemos visto a Washington echar abajo un ataque sin una clara referencia como receptor, y eso le pasa a Notre Dame desde que perdió para todo el año a Michael Floyd.

Así que puede sonar a frivolidad, pero de verdad creo que este puede ser un gran partido. Y uno muy relevante sobre el verdadero nivel de Notre Dame. Y, ojo, que le seguiran 3 partidos contra rivales de la Pac-10. Más les vale ganar este.

2 octubre 2009. NCAA. Deja un comentario.

NCAA, pre-week 5: lo que pudo haber sido

Hace dos semanas un Cal-USC era el no va mas. “Algo” ha cambiado.

Paso que pararon a este

Paso que pararon a este

USC ya ha cometido su pecado anual yendose al carajo nada menos que en Seattle frente a Washington. Y California fue borrada de la faz de la tierra por una colérica Oregon que, oh, espera, ¿pero estos no eran caca? Extraña temporada que nos depara el que era el duelo clave de toda la Pac-10 con los dos equipos con el casillero de derrotas encendido y, encima, contra rivales de conferencia. Bravo.

El ataque terrestre de Cal fue demolido en Oregon el sabado pasado. A Best no le dejaron ni un resquicio y el gameplan, invariable, siguió pegandose cabezazos contra un muro verde fosforito. Kevin Riley ni estuvo ni se le esperó. Pero lo más frustrante no fue eso, si no la total incapacida para parar a Jeremiah Masoli, en un ejercicio de autodestrucción consistente en dejar que cada jugada de los Ducks fuese de 6 o 7 yardas; daba igual que corrieran, que pasaran, que se quedaran parados, daba igual, first down.

En cuanto a SoCal, peor aún. Por no repetir lo que fue su debacle una y otra vez , lo más relevante es la información que nos dió Washington el pasado sabado: perdió estrepitosamente con Stanford (¡Stanford!). O sea, que el equipo que bate a Trojans y pone contra la pared a LSU se estrella con los de su ralea… algo huele a podrido tanto en LSU como en USC.

Pero puedo estar equivocado, claro, a fin de cuentas los Trojans ganaron en Columbus (ese es otro tema que habría que tratar…). Lo que es seguro es que no voy a cambiar de opinión sólo en el hipotético caso de que ganen a Cal, que estos ya han dejado claro que tampoco es que sean la repera.

Paso imprescindible para la redención, USC, pero no suficiente.

2 octubre 2009. NCAA. Deja un comentario.

NCAA, pre-week 5: A recuperar las opciones

A eso juega Oklahoma este sabado. Su calendario le ha preparado, quizás algo pronto, la posibilidad de volver a la pelea: ganar a Miami.

Un día para crecer a toda hostia

Un día para crecer a toda hostia

Y aún podría ser mejor si The U hubiese ganado a Virginia Tech la semana pasada. Pero la defensa axfisiante de los Hookies y/o el mal tiempo, enterró a los aéreos ‘Canes en una trampa muy cruda. Esa derrota, dolorosa, fue determinante para dejar claro que el capo de la ACC sigue ahí. Y también para que la pieza que pretende cobrarse Oklahoma tenga menos precio.

La secuencia de hecho es la que sigue:

-los Sooners pierden con BYU, y pierden a Gresham y Bradford de paso.

-Miami arrasa a Florida State.

-Pero Florida State se merienda a BYU en casa de los segundos.

-Ergo Oklahoma se redime de su primer error en caso de poner a Miami con el culo al aire.

El problema es que Sam Bradford, que ha estado entrenando toda la semana, no llega para el partido y tienen que jugar con el freshman Landry Jones. El chico lo está haciendo muy bien, pero no se ha enfrentado a una defensa de la velocidad de los ‘Canes hasta ahora. Por otro lado, y problemas de lluvia aparte, el ataque de Miami está siendo una fiesta voladora; con que sus receptores cometan la mitad de drops que la última semana, pueden causar un dolor de cabeza considerable en Oklahoma. Huelga decir que no pueden perder si quieren ser considerados a nivel nacional.

En cuanto al punto de vista de Miami, creo que hay una cosa llamada VICTORIAS-DERROTAS a la que se le da mucha importancia. Lo digo porque, si después de todo lo que se ha hablado, de verles en el top 10, del hecho de que habían vuelto y toda la demás fanfarria, si se ven con 2-2 y una derrota contundente contra su máximo rival en la ACC, pues volverán al sitio donde estaban. Y poco importará que su calendario, de momento, es como para echarse a temblar. Es injusto, sí, pero es lo que hay.

Partidazo. De los eliminatorios.

2 octubre 2009. NCAA. Deja un comentario.

NFL, week 3: los Bengals no apestan

No sólo eso, si no que ganan a los actuales campeones y archirivales. Pum pum.

La estrella potencial

La estrella potencial

Sorpresón el de ayer en Cincinnati. Y, sumado al que dieron en Green Bay, esto tiene marchamo de convertirse en algo más serio. No es que los Bengals hayan abandonado el furgón de cola de la NFL, si no que han asaltado a dos equipos que son claros candidatos a jugar la Super Bowl. A saber de muchos, los dos máximos favoritos. Casi nada.

El partido comenzó como se preveía, con la defensa comeniños de Pittsburgh abarcando todo el campo, y con el juego de carrera bien asentado. Sin embargo, algo pasaba en el ataque, y es que los Bengals limitaban daños una y otra vez. A pesar de ir por detrás nunca se vieron completamente fuera del partido. La jugada que los metió definitivamente en él, que les hizo creer, fue la intercepción al comienzo del tercer cuarto, retornada para TD, y que llevó la inquietud a las filas de los Steelers.

Pero lo mejor quedaba para el final. Hacia mucho tiempo que no se veía a Carson Palmer tan en figura, en director de drive ganador, y fue francamente brillante como llevó a su equipo al TD final a falta de menos de 15 segundos.

Yo no creo que haya que lanzar las campanas al vuelo, al menos de momento, y sin embargo si que creo que tanto Packers como Steelers pueden empezar a hacer oh, oh, antes de volver a caer en los mismos errores. Los Bengals tienen dinamita, siempre la han tenido, y han cuajado un espectacular draft, pero aún no podemos asignarles la etiqueta de equipo serio. Démosles tres semanas y hablamos

28 septiembre 2009. NFL. Deja un comentario.

NFL, week 3: Bret Favre

Faltan 12 segundos, 12 segundos, cuatro arriba los Niners, tercera y tres para los Vikings, balón para Favre, ¡Favre otea el horizonte!, ¡¡Favre esquiva el sack definitivo del partido!!, ¡¡¡FAVRE LANZA!!!, ahí va un balón perfecto y… ¡¡¡¡¡¡¡TOUCH DOWN VIKINGS!!!!!!!!!, GREG LEWIS ATRAPA UN LANZAMIENTO ESPECTACULAR, MAJESTUOSO, PERFECTO, BRET FAVRE DO IT AGAIN!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Te has  comportado como un crío, un ególatra, un malcriado, nos has dado dos veranos insoportables, van a quemar tu camiseta en Wisconsin… pero, que carajo, ¡no nos faltes nunca, cabrón!

28 septiembre 2009. NFL. 1 comentario.

NFL, week 3: A la victoria sin el lider

Bellichick gana a los Falcons.

¡Un TD de pase!

¡Un TD de pase!

No se me ocurre mejor reflexión, la verdad. Para mí, el Patriots-Falcons era un partido clave para definir el futuro de New England. Y no me defraudaron. Si hay dos unidades pelín sospechosas en este equipo son la OL y la secundaria, y si hay algo que era completamente seguro y fiable era el ataque aéreo. Eso es algo que se fue haciendo con el tiempo, con la llegada de Moss y Welker y con la ascensión, definitiva, de Brady al Olimpo de los grandes QBs. Pues Bill Bellichick, a un paso de meter a su equipo en un pozo psicológico, tiró de manual y llevo a los Patriots a principios de la década para ganar como solían: sin estrellas, sólo equipo.

Me gusto, vaya que si me gusto, el desempeño de la linea ofensiva. No tengo ni idea de que hicieron con ella esta semana en los entrenamientos, de si los motivaron con las críticas recibidas, de si raptaron a sus mujeres, de si les quitaron los bollycaos; ni idea, pero el nivel que dieron frente a los Falcons no es el habitual. En concreto quiero alabar el trabajo de relojería fina que Matt Light hizo sobre John Abraham, y que permitió que Brady viviese una trade plácida en cuanto a lo que integridad física se refiere. Pero, con todo, lo más importante que hizo la unidad fue abrir huecos del tamaño del Océano Atlántico para el juego de carrera y, va siendo hora de decirlo, Fred Taylor se comportó como el corredor que Maroney nunca ha demostrado ser; el veterano, cabrón, listo, fuerte, se metió en cada resquicio que le dieron y movió las cadenas para desesperación de los de Atlanta, 105 yardas les hizo con unas alucinantes 5 yardas por carrera.

Y esto debería haber servido para dejar muchos huecos que el bueno de Tom Brady hubiese aprovechado para destrozarles. Así ha sucedido siempre. Pero resulta que Brady no está, ni remotamente, con el ritmo necesario. Y es muy evidente en su forma de sobrelanzar, de evitar intercepciones con balones alejados de su objetivo, y con su cara de frustración permanente, su enfado con Galloway (aún sin adaptar al esquema ni al vestuario, sospecho). El partido estuvo en el alero mucho más tiempo de lo debido por culpa de esta incapacidad que se mostró especialmente virulenta en la red zone. Por eso, cuando en el último cuarto Brady encontró a Baker en la end zone, todos se volvieron medio locos.

Y la secundaria más de lo mismo. Trabajo de contención, de dejar hacer a Ryan a la corta y de evitar el bigplay. La ayuda real fue la presión sobre los el QB de los Falcons, por supuesto, pero el movimiento general de toda la defensa fue excelente ante un ataque con muchas, y buenas, armas, y que pasaron desapercibidas por Foxboro.

Aquí acaba, de momento, la hipótesis de crisis de New England. Bellichick ha reorganizado sus filas, ha vuelto a dejar claro sus principios, y ganan a rivales de mucho nivel aún sin contar con Tom Brady, con el Tom Brady de verdad. Que le dejen coger confianza los demás, que le dejen, que ese día serán imparables. Una vez más.

28 septiembre 2009. NFL. Deja un comentario.

Página siguiente »